Reseña: Exposición del Dr. Glenn Hernández Monitoreo sobre manejo del shock séptico y conclusiones del estudio Andrómeda

13-08-2019

Reseña: Exposición del Dr. Glenn Hernández Monitoreo sobre manejo del shock séptico y conclusiones del estudio Andrómeda

“Me emociona que una maniobra tan simple como tocar la mano del paciente sea una guía para la reanimación”, expresó el Dr. Glenn Hernández, médico intensivista, MD, PhD, profesor titular de la PUC y autor principal del estudio Andrómeda, quien en la reunión clínica especial de Sachile, hizo la exposición “Monitoreo y manejo del Shock séptico basado en fisiología”

El Dr. Glenn Hernández, médico intensivista, MD, PhD, Profesor Titular del Departamento de Medicina Intensiva de la Escuela de Medicina UC, con una vasta y reconocida trayectoria como investigador y docente, fue el expositor de la reunión clínica especial de Sachile, realizada el 1° de agosto en la Aula Magna de la Clínica Alemana.

El Dr. Hernández dirigió durante 15 años el programa de formación de especialistas de la UC, formando a más de 36 especialistas. Fue Presidente de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva en el periodo 1994-1996, y más recientemente forjó la creación de la Red Latinoamericana de Investigación en Medicina Intensiva, LIVEN. Ha sido editor de diversos libros sobre shock, sepsis y disfunción multiorgánica, ha sido invitado a dictar más de 200 charlas internacionales, incluyendo los destacados congresos de la Sociedad Europea y Americana de Medicina Intensiva. 

Es autor de más de 60 publicaciones internacionales en el área de shock séptico, siendo la más destacada la reciente publicación Andrómeda Shock en la revista JAMA, en febrero de este año, estudio que ha alcanzado más de 50 mil visitas, y que fue un aspecto focal de su exposición sobre el monitoreo y manejo del shock séptico

Andrómeda Shock es un estudio internacional multicéntrico, liderado por los Dres. Glenn Hernández, Ricardo Castro, Jan Bakker y la enfermera epidemióloga Leyla Alegría, del Departamento de Medicina Intensiva de la Pontificia Universidad Católica de Chile, que ha modificado las bases tradicionales para el tratamiento del cuadro de shock séptico. Tuvo como objetivo demostrar las ventajas del uso de perfusión periférica como método de reanimación al ser de fácil acceso y posible de realizar en cualquier momento.

Para su realización, con la ayuda de la plataforma de la Red de Investigación Internacional LIVEN –nacida en un encuentro en la UC realizado en 2015–, los especialistas se asociaron con 28 centros hospitalarios diferentes provenientes de Argentina, Colombia, Uruguay y Ecuador.

“Me emociona pensar que parte del tremendo impacto mundial de nuestro estudio ANDROMEDA-SHOCK es por haber demostrado que seguir una maniobra clínica tan simple y universal como tocar la mano del paciente, ver su color y tibieza para guiar la reanimación, disminuye la morbi/mortalidad del shock séptico”, explicó el Dr. Hernández, quien ha publicado también varios libros de poesía, que hablan de la humanización de la medicina y la recuperación del contacto con el paciente.

La opinión generalizada en redes sociales y expertos de distintos continentes es que ANDROMEDA-Shock abre una nueva era en el tratamiento del shock séptico siendo el primer estudio controlado que evalúa perfusión periférica como objetivo de reanimación

Test simple y menor mortalidad

El shock séptico es una de las causas más comunes de ingreso a la Unidad de Cuidados Intensivos y tiene una mortalidad bastante alta que puede superar el 50%. Por esta razón, los protocolos para atender adecuadamente a quienes presentan un cuadro de shock séptico resultan tan importantes para los equipos de Medicina Intensiva en todo el mundo.

El proceso de reanimación del shock séptico involucra un monitoreo constante de distintas variables para determinar cuándo debe detenerse la administración agresiva de fluidos y drogas vasoactivas, pues su uso inapropiado aumenta la mortalidad. La forma más común es buscar la normalización de los niveles de lactato plasmático, pero el equipo de investigación liderado por el Dr. Glenn Hernández observó que evaluar el estatus de perfusión periférica, midiendo el tiempo de relleno capilar en forma estandarizada en la superficie ventral del dedo índice, también podría ser válido.

La gran diferencia es que la perfusión periférica se puede monitorear fácilmente en cualquier contexto, y su evolución tiene relación directa con el flujo tisular, a diferencia de lactato, que es una variable no específica de perfusión, no universalmente disponible y de curso errático.

De más de mil potenciales pacientes evaluados en un año, se incluyeron 424 pacientes con shock séptico precoz, quienes se dividieron en dos grupos escogidos de forma aleatoria para ser reanimados contra la normalización de los niveles de lactato o de perfusión periférica. Después de 28 días, fallecieron 34,9% de los pacientes en el grupo de perfusión periférica, comparado con la mortalidad de 43,4% en el grupo del lactato. Esto implica una menor mortalidad de 8.5% en términos absolutos y 20% relativa, lo que bordeó la significancia estadística (p=0.06) en términos convencionales.

Acceso directo al facebook live de la conferencia del Dr. Glenn Hernández disponible exclusivamente desde el escritorio de socios: [Aquí]

Acceso al estudio ANDROMEDA-SHOCK [Aquí]

 

Galería

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Facebook Twitter LinkedIn VOLVER