Comunicados SACH

27-08-2015

Presidente SACh: “Hoy los Pacientes requieren tratamiento del dolor y no marihuana”

La Sociedad de Anestesiología de Chile lamenta e insiste que el debate en torno a la despenalización de la marihuana dejó oculto un tema bastante más profundo y grave: la falta de una política pública en el tratamiento del dolor.


A juicio de la Sociedad de Anestesiología de Chile (SACh), si en nuestro país existiera un buen y oportuno sistema del manejo del dolor, hoy no habría que estar debatiendo la despenalización de la marihuana para fines medicinales. Por lo mismo, enfatizan que lo que realmente se requiere es la existencia de una política pública del manejo del dolor. “Actualmente los pacientes no reciben dicha atención y, por la desinformación que existe al respecto, ven en el consumo medicinal de cannabis sativa una solución atractiva y accesible”, sostiene el Dr. Marco Guerrero, Presidente de SACh. 
Asimismo, desde la sociedad científica que agrupa a todos los anestesiólogos de Chile enfatizan que a la hora de comparar los beneficios de la cannabis sativa con las actuales alternativas terapéuticas para el manejo del dolor, se debe hacer sólo con los derivados farmacológicos de este compuesto, ya que en estos preparados, las dosis de estos derivados son conocidas. “En ese sentido no entran en esta comparación los aceites derivados de la cannabis preparados artesanalmente porque - además de que no existen trabajos científicos al respecto - hay mucha variabilidad entre las plantas y los componentes que poseen son alrededor de 500, de los cuales se han estudiado tres o cuatro para los usos medicinales lo que complica mucho su investigación”, indica el Presidente de SACh.
Aclara que en los países en que su consumo se ha legalizado con fines terapéuticos se usa en gotas y comprimidos. En el caso de Canadá, también se vende en spray. “Son todas formas farmacéuticas, donde están claras las dosis que se deben usar”, explica el Dr. Guerrero.
Hasta ahora se han estudiado fármacos que contienen dosis y derivados de la cannabis conocidos. No obstante, estos mismos estudios han demostrado que son menos efectivos en el manejo del dolor en comparación a otros fármacos como, por ejemplo, la codeína o el tramadol.
“Por lo tanto, lo primero que se debe aclarar es que la potencia que se espera de la cannabis para estos casos no es tan buena como se ha promocionado en la opinión pública”, explica el Dr. Rudy Garrido, anestesiólogo experto en el manejo del dolor.
Añade que hasta ahora los beneficios relativos que se han visto en estos medicamentos son en un subgrupo de pacientes oncológicos/paliativos para aliviar náuseas, vómitos y promover el apetito. “Sin embargo, los estudios que muestran que los medicamentos derivados de la cannabis que son hechos farmacéuticamente (que no es el caso del aceite u otros preparados de marihuana) podrían tener una cierta utilidad en otras enfermedades, son investigaciones muy pequeñas y cuestionables metodológicamente", explica el Dr. Rudy Garrido.

ELEVADO COSTO
Más allá del beneficio puntual que tendrían estos medicamentos, un gran problema de estos fármacos es su elevado costo. Por ejemplo, el medicamento Sativex, un derivado de la marihuana que recientemente el ISP autorizó su ingreso a Chile, es un spray bucal que se vende en una caja que contiene tres frascos. Según información proporcionada por la empresa farmacéutica que importó este medicamento, dos cajas tuvieron un costo superior a los $ 3.000.000. “Sin duda que este es un costo muy elevado, siendo que en nuestro país existen fórmulas analgésicas equivalentes cuya eficiencia ya es conocida y que si bien son relativamente caras (por ejemplo, mil pesos una pastilla) son mucho más baratas que los medicamentos derivados de la cannabis”, enfatiza el Dr. Rudy Garrido.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

VOLVER